647 OTRO GIGANTE DE LOS MARES

647-EL GIGANTE DE LOS MARES

pinchar la imagen para ver original

La evolución de la industria naval ha sido espectacular en el diseño de los grandes buques POST-PANAMAX, dedicados al transporte de mercancías. Pero también el desarrollo del diseño de buques turisticos ha sido notable en los últimos años. Si el Titanic fué un gigante de la época, contemplando estos “nuevos Titanic” las cifras nos parecerán de ciencia-ficción. En el primer documento vemos uno que a pesar de contar con una eslora de 362 metros, su velocidad de crucero alcanza los 22 nudos. Todas sus magnitudes son escalofriantes, con 6318 camarotes distribuidos en 16 plantas de pasaje necesita una dotación de 2.384 tripulantes. Aportamos el documento-2 con otro buque de magnitudes similares.

ver documento-1    ver documento-2

VALORACIÓN

Esta entrada fue publicada en 00-TODOS, 13-NAVEGACIÓN, 15-TECNOLOGÍA/INNOVACIÓN. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a 647 OTRO GIGANTE DE LOS MARES

  1. Manuel Pine Mendez dijo:

    Impresiona hasta donde ha llegado la ingeniería naval en un esfuerzo que personalmente interpreto como haber conseguido llevar al mayor número de personas las maravillas de navegar. Para quien lo interprete como unas vacaciones en un muy buen hotel, un crucero es algo magnífico. Quién sea capaz de añadir al placer de navegar el conocimiento de como fue hecho ese mismo crucero por marinos en las distintas etapas de la Historia, sentirá algo sencillamente fascinante.

  2. Joaquin Pérez dijo:

    Desde luego es todo un portento de la ingeniería. Aún así, si por la ingeniería e inventiva del ser humano fuera, haríamos cachivaches que llegarían a la estratosfera. El caso es hacernos ver y resaltar más que los demás y si encima hay negocio, pues mejor que mejor. Castillos más altos han caído decía mi abuelo con gran sabiduría, refiriéndose como sabéis a que la opulencia, la vanidad y el y yo más, al final, más pronto que tarde se desvanecen como castillos de naipes. Vivimos en un mundo delicado, que depende de factores externos para su funcionamiento y que además no están bajo nuestro control, gracias a Dios, que si no, ya los habríamos manipulado. Mientras unos nos lo pasamos pipa derrochando poderío y pasta, otros mueren de hambre. No tenemos remedio, O sí. Bueno, tal vez a alguna generación remota si es que tenemos la gracia de sobrevivir a nuestras inmundicias, se le haga la luz y comprenda y actúe en consecuencia, le dé la vuelta a esta tortilla que huele a quemado y proporcione a sus descendientes un halo de esperanza en que realmente merece la pena este transito que llamamos vida. Lo siento, quizá es que estoy con el més, no sé, el caso es que no, no voy a subirme nunca, ni aunque me sobre todo el dinero del mundo a un cacharro de esos. Ya tengo suficientes castigos en mi vida por las cosas que hago mal ó por las que no hago bien ó por actuar desde la INCONCIENCIA, (sí sin S) como para creerme merecedor de un crucerito. Gracias por todo. Un abrazo de paz para todos.

    • Antonio Luis Pozuelo dijo:

      Gracias Joaquin por tu comentario
      Yo creo que nunca he dado ese paso porque no han sido mis prioridades en la vida.
      Ahora de jubilado, tengo que pensar en la economía de la familia y centrarme en lo importante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *