1140 LA HIGIENE EN EL SIGLO XIX

La sociedad ha ido evolucionando a lo largo de la historia y no debemos olvidar los aspectos que afectan a la vida individual. Lo que más nos llama la atención en la actualidad son los temas relacionados con la tecnología, al haberse conseguido la utilización de máquinas en los trabajos más duros que tenían que hacerse antes de forma manual. Pero hay un aspecto que está ligado muy íntimamente a las personas, como es el de la higiene personal. Vamos a dar un repaso a las formas utilizadas para la higiene en el siglo XIX y comprobaremos lo que ha supuesto la implantación de las nuevas costumbres. Es evidente que la evolución de los medios empleados ha posibilitado que la higiene pueda ser una de las prioridades para las personas y con ello puedan evitarse hoy en día multitud de enfermedades.

documento

VALORACIÓN

Esta entrada fue publicada en 00-TODOS, 07-GENTE/BIOGRAFÍAS, 08-HISTORIA. Guarda el enlace permanente.

5 Respuestas a 1140 LA HIGIENE EN EL SIGLO XIX

  1. José Manuel Carbonell Porras dijo:

    Después de esto, una visita al museo del orinal en Ciudad Rodrigo y mejoraremos sensiblemente nuestro nivel cultural.
    Un abrazo.

  2. Chiqui dijo:

    Me ha resultado muy interesante el documento. Yo he dedicado en mi blog dos entradas, una a los orinales (hago alusión al Museo al que hace referencia José Manuel) y otra a los bidés e inodoros.

    https://creciendoentreflores.wordpress.com/2016/01/21/aquellos-orinales-bajo-la-cama/
    https://creciendoentreflores.wordpress.com/2018/02/26/inodoros-floridos/

  3. Antonio Colino Martínez dijo:

    Después de leer el documento voy a disfrutar mucho más cada vez que me duche,

  4. Carlos Merino Navarro dijo:

    Jajaja, buenísimo y muy ilustrativo. Entonces no existió el Barón de Bidet, como decía aquel grupo llamado Puturrú de Fuá?

  5. jose sanchezgonzalez dijo:

    este reportage nos trae recuerdos de nuestra niñez que no esta tan lejano el uso del jarro del orinal por de noche y por el dia todos al corral. bonito recuerdo de nuestra infancia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *